Asevi mio: el hogar no es lo que sale en la tele

Cuántas veces hemos visto por la tele los anuncios casposos de detergentes. Una y otra vez vemos en la parrilla a madres nórdicas con niños aún más nórdicos en chalets de la moraleja vestidos con un blanco nuclear y un marido a punto de terminar su tostada para irse a trabajar, mientras la mujer habla a cámara con frases hechas por creativos de los 70s. En mis clases de creatividad siempre le muestro a mis alumnos este tipo de anuncios para que sepan identificar lo que no deben hacer. Y que si, por malas jugadas del destino, les toca hacerlos para poder comer, al menos que sepan que no está bien. (no lo está, aunque los clientes te digan que es lo que las amas de casa quieren ver, no está bien).

Lo curioso es que desde mi tierna infancia he visto estos anuncios en diferentes décadas, teles, idiomas y países pero siempre se manteniendo el mismo código rancio estereotipado, inalterable, fuera de contexto y lo peor de todo conformista. Afortunadamente, hace unas semanas nos llegó a Godsavethebrief un mail de mis buenos amigos de Free Range Puppies, una agencia pequeña pero con grandes ilusiones que poco a poco va presentando ideas distintas a clientes reales y con argumentos bajados a tierra frente a la caspa imperante.

FRP nos enviaban una campaña de detergentes. (hasta aquí nada sexy) y no de cualquier detergente: ¡de fregasuelos! El reto era digno de ver. El resultado fue apelar a una crítica en formato campaña en contra de los hogares acartonados de siempre, mientras se apostaba por nuevos paradigmas de familias. En definitiva, centrar el posicionamiento de un producto desconocido en algo que todos conocemos:  nuestros hogares, que en el fondo son corrientes, normales que todos tenemos cerca o hasta podemos ser nosotros mismos.

asevi-mio-godsavethebrief

Los hogares Asevi, no son nada nuevo. Podríamos decir que es el rumbo natural evolutivo de la publicidad de detergentes pero hasta ahora, (salvo Bigas Luna con KH7 con el sexo como reclamo) nadie se había atrevido a hacer algo tan arriesgado como mostrar gente normal, con problemas verídicos y rutinarios.  Entonces llegan estos chicos y se lanzan una campaña real, para un cliente real y con un posicionamiento difícil de defender en un sector tan conservador como el de la “limpieza doméstica”.

Las piezas tienen ese aire independiente que me pone, huelen a joven y saben a riesgo, (eso me gusta mucho más). Echadle un ojos a alguno de los nuevos estereotipos que han sacado para Pons.

1.- Pareja joven hasta los cojones de su nueva etapa de vida. (Definición perfecta de la frase: “cuando seas padre comerás huevos”).

2.- Las abuelas. (El grueso de la población española y uno de los más infravalorados  por el Marketing, excepto por Telecinco).

 

3.- Los NI-NI gorrones. (Según el Censo español millones, aunque intenten maquillarlo, lo malo es que seguramente no comprarán un bote pero está bien no olvidarlos)

4.- Los gays. Un público que pocas, o nunca, los vemos en los anuncios.

Fuente: godsavethebrief.com


Deja un comentario