3 características de Pacquiao que seducen a las marcas

Aunque las apuestas favorecen la victoria del boxeador norteamericano Floyd Mayweather, el filipino Manny Pacquiao acapara la atención de las marcas ante la pelea que se disputará el próximo 2 de mayo, al reunir a patrocinadores como Nestlé, Nike, Hennessy, Hewlett-Packard, Sony y Monster Energy.

¿Qué tiene Pac-Man que tanto seduce a las marcas?

Historia de éxito

Es cierto, ninguna marca se resiste ante la historia de éxito de un personaje público, pero cuando la trama incluye fracasos y la reincorporación satisfactoria del icono en cuestión, la atención se incrementa. Manny Pacquiao, a finales de la década pasada se convirtió en una estrella del cuadrilátero al sumas 15 victorias consecutivas. La gloria parecía no terminar hasta que en 2012 una serie de derrotas consecutivas lo noquearon a él y a algunos de sus patrocinadores.

Recientes victorias y la expectativa creada al rededor de la próxima pelea son suficientes para tener de vuelta al centro de los patrocinadores. A los consumidores les gusta reconocer en historias que, como el ave fénix, resurgen de entre las cenizas.

Carisma

Pacquiao comenzó a pelear a los 16 años, sus primeros combates fueron en locales pequeños; hasta que, por su desempeño arriba del ring, consiguió la atención de una empresa de boxeo. Su historia personal es en ascenso, característica apreciada por el marketing para promover marcas relacionadas con el mundo deportivo.

Aunado a esto, Pac-Man, se presenta en los medios con un carisma natural que agrada a la audiencia pues logra conectar con ellos.

Presencia fuera del Ring

Pacquiao tiene presencia fuera del ámbito deportivo, en 2006 se filmó una película inspirada en su vida, es el primer atleta filipino en aparecer en una serie de videojuegos y tiene una carrera como cantante, sin mencionar sus incursiones en la política de su país. Distintos reflectores se dirigen a él y su valor de impacto y reconocimiento más allá del ámbito deportivo es exponencial.

Fuente: merca20.com


Deja un comentario